Las personas reconocen los grandes hitos históricos de su vida siempre en torno a personas, lugares y espacios que se quedan guardados para siempre en la memoria.

Con el paso del tiempo, los lugares que forman parte de nuestro discurrir vital se convierten para siempre en parte de nosotros por haber pasado en ellos gran parte de nuestra historia particular.

 

Hoy, desde el Real Club Mediterráneo, queremos dar a conocer el testimonio de una de sus socias históricas más longevas: Mercedes Mata.

Carnet de socio de Mercedes en los años cuarenta del pasado siglo

El vínculo de Mercedes con el Club comienza allá por los años cuarenta del siglo pasado donde, de la mano del que era su novio y posteriormente su esposo, Carlos Alonso Sánchez; participa de la vida activa y social del Club.

 

Su marido, el Señor Alonso, forma parte de la Junta Directiva del Club en esas épocas junto con Carlos Gómez Raggio, ambos impulsores de la gran sede social que aún disfruta el Club.

 

En sus inicios, Mereces acudía al Club para tomar algo con amigos y bañarse en las aguas de la Malagueta.

Posteriormente, sus vínculos con el deporte náutico se acrecentaban al adquirir la familia un balandro; embarcación bautizada con el nombre de “Marrajo” al saltar en una ocasión uno de ellos mientras navegaba.

Mercedes junto a su esposo, el que fuera Tesorero del Club, Carlos Alonso Sánchez

La competición en las regatas comenzó a ser habitual y en torno a Málaga, el deporte y la vida social, Mercedes era partícipe de manera muy activa en el día a día del Club.

 

Su marido, Tesorero del Club en una época de gran auge del Club, permanece para siempre testimoniado en la gran placa que aún se conserva en la entrada del Club Social en reconocimiento a la Junta Directiva que la hizo posible y de la que, Mercedes, está muy orgullosa.

 

“Mi segunda casa”, así denomina Mercedes al Real Club Mediterráneo, el lugar en el que desarrolló su vida social y familiar, el espacio en el que convivió con su marido, en el que hizo vida, el lugar en el que hoy día participan sus hijos, nietos y biznietos en la práctica deportiva y social.

No imagina su vida sin el Club y le augura un gran futuro en la parcela social y también en la deportiva.

Mercedes cumplía hace pocas semanas 99 años y gran parte de ellos han sido vividos en torno al Real Club Mediterráneo. Es por eso que, desde nuestra entidad, difícilmente podamos encontrar maneras suficientes para agradecer y poner en valor figuras como la suya. Por su compromiso, dedicación y cariño hacia éste que es su Club.

Mercedes junto a su familia hace pocos años en el Club

Por muchos años más compartiendo tu vida en la que siempre ha sido, es y será tu segunda casa: El Real Club Mediterráneo.

Gracias Mercedes.

 

2 opiniones en “Mercedes Mata: Una vida en el Real Club Mediterráneo”

  1. ¡Enhorabuena por esa vida que habrá tenido tantos momentos felices en el club!
    Yo, que he conocido muy tarde ese lugar tan bonito, lo añoro desde otra zona geográfica del interior en donde esta maldita pandemia me tiene secuestrada.
    Disfrutad todos de esa bonita bahía malagueña y de ese club.
    Paz Fanlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *